menu_book Obra ⇁ place Lugares

Meneltarma

Montaña | Q. «Pilar del Cielo»

Una montaña alta y escarpada en medio de la isla de Númenor. En la cima, que era plana y admitía la presencia de muchas personas, se hallaba el santuario de Ilúvatar, el único templo del país. Allí no había construcción alguna, ni altar ni pila, y no estaba permitido llevar armas o herramientas.

Nadie podía hablar, salvo el Rey, que lo hacía tres veces al año: decía las oraciones de Erukyermë (principio de la primavera), Erulaitalë (mitad del verano) y Eruhantalë (fines de otoño). Mientras tanto, tres Águilas, «los Testigos de Manwë», se mantenían en el cielo volando en círculos sobre la multitud reunida.

Desde allí, en los días claros, algunas personas con la vista aguda podían divisar a lo lejos la blanca Torre de Avallónë de Tol Eressëa. En el momento de la Anegación de Númenor, el Meneltarma se mostró sorprendentemente como un volcán.