Obra

Citas

La Comunidad del Anillo

  • Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes darles la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de los caminos».

    — Gandalf
  • Decía a menudo que solo había un camino y que era como un río caudaloso; nacía en el umbral de todas las puertas, y todos los senderos eran ríos tributarios. "Es muy peligroso, Frodo, cruzar la puerta", solía decirme. "Vas hacia el Camino, y si no cuidas tus pasos no sabes hacia donde te arrastrarán"».

    — Frodo citando a Bilbo
  • Sólo necesita el Único, pues lo fabricó él mismo, es suyo, y en él dejó gran parte del poder que tenía anteriormente».

    — Gandalf
  • ¡Y elfos, señor Frodo! ¡Elfos por aquí y elfos por allá! Algunos, como reyes, terribles y espléndidos, y otros alegres como niños».

    — Sam
  • - «No es tu propia Comarca» -dijo Gildor-. «Otros moraron aquí antes que los hobbits existieran, y otros morarán cuando los hobbits ya no existan. Todo a vuestro alrededor se extiende el ancho mundo. Podéis encerraros, pero no lo mantendréis siempre fuera».

    — Gildor
  • Raras veces los elfos dan consejos indiscretos, pues un consejo es un regalo muy peligroso, aun del sabio al sabio, ya que todos los rumbos pueden terminar mal».

    — Gildor Inglorion
  • No es bueno hablar de ciertas cosas cuando las sombras reinan en el mundo».

    — Tom Bombadil
  • No es oro todo lo que reluce,
    ni toda la gente errante anda perdida;
    a las raíces profundas no llega la escarcha,
    el viejo vigoroso no se marchita».

    — los versos antiguos de la profecía traducidos del élfico por Bilbo y refiriéndose a Aragorn.
  • ¿Las aventuras no terminan nunca? Supongo que no. Alguien tiene que llevar adelante la historia».

    — Bilbo
  • Y aquel que quiebra algo para averiguar qué es, ha abandonado el camino de sabiduría».

    — Gandalf
  • Sin embargo, aun las arañas más hábiles pueden dejar un hilo flojo».

    — Gandalf
  • Es peligroso estudiar demasiado a fondo las artes del Enemigo, para bien o para mal».

    — Elrond
  • La verdad se oculta a veces en la mentira».

    — Glorfindel
  • El valor necesita fuerza ante todo y luego un arma».

    — Boromir
  • Quienes los hicieron [acerca de los Tres anillos de los elfos] no deseaban ni fuerza ni dominio ni riquezas, sino el poder de comprender, crear, y curar, para preservar todas las cosas en cierta medida, y con dolor».

    — Elrond
  • Hemos trabajado bien, pero en metalurgia no podemos rivalizar con nuestros padres, muchos de cuyos secretos se han perdido».

  • Es sabiduría reconocer la necesidad, cuando todos los otros cursos ya han sido considerados, aunque pueda parecer locura a aquellos que se atan a falsas esperanzas. Bueno, ¡que la locura sea nuestro manto, un velo en los ojos del enemigo! Pues él es muy sagaz y mide todas las cosas con precisión, según la escala de su propia malicia. Pero la única medida que conoce es el deseo, deseo de poder, y así juzga todos los corazones. No se le ocurrirá nunca que alguien pueda rehusar el poder».

    — Gandalf
  • Hay que tomar ese camino, pero recorrerlo será difícil. Y ni la fuerza ni la sabiduría podrían llevarnos muy lejos. Los débiles pueden intentar esta tarea con tantas esperanzas como los fuertes».

    — Elrond
  • Yo llevaré el Anillo. Aunque no sé cómo».

    — Frodo
  • ¡Los sirvientes y animales de Mordor no son todos espectros! Hay orcos y trolls, huargos y licántropos..».

    — Gandalf
  • Sin embargo, así son a menudo los trabajos que mueven las ruedas del mundo. Las manos pequeñas hacen esos trabajos porque es menester hacerlos, mientras los ojos de los grandes se vuelven a otra parte».

    — Elrond
  • ... y que los héroes desempeñan siempre un pequeño papel en las grandes hazañas».

    — Gandalf
  • - Desleal es aquel que se despide cuando el camino se oscurece- dijo Gimli.
    - Quizá - dijo Elrond-, pero no jure que caminara en las tinieblas quien no ha visto la caída de la noche.
    - Sin embargo, un juramento puede dar fuerzas a un corazón desfalleciente.
    - O destruirlo- dijo Elrond-. ¡ No miréis demasiado adelante!»

    — Diálogo entre Elrond y Gimli antes de partir
  • Cuanto más lejos lleguéis, menos fácil será retroceder, pero ningún lazo ni juramento os obliga a ir más allá de vuestros propios corazones».

    — Elrond
  • Soy un servidor del fuego secreto, que es dueño de la Llama de Anor. ¡No puedes pasar!»

    — Gandalf
  • En verdad nada revela tan claramente el poder del Señor Oscuro como las dudas que dividen a quienes se le oponen».

    — Haldir
  • Es cierto que el mundo esta colmado de peligros y que hay en él sitios lóbregos, pero hay también cosas hermosas y aunque en todas partes el amor está unido hoy a la aflicción, no por eso es menos poderoso».

    — Haldir
  • No os preocupéis demasiado esta noche pensando en el camino. Pues los caminos que seguiréis todos vosotros ya se extienden quizás a vuestros pies, aunque no los veáis aun».

    — Galadriel
  • Si escuchas en la orilla la voz de la gaviota, nunca más descansará tu corazón en el bosque».

    — Galadriel
  • Pero no despreciéis las tradiciones que nos llegan de antaño; ocurre a menudo que las viejas guardan en la memoria cosas que los sabios de otro tiempo necesitaban saber».

    — Celeborn

Las Dos Torres

  • Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes darles la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de los caminos».

    — Gandalf
  • Mas no abandonéis toda esperanza. Del día de mañana nada sabemos aún. La solución se encuentra a menudo a la subida del Sol».

    — Legolas
  • Si no los encontramos pronto, no podremos ayudarlos mucho, excepto sentarnos con ellos y mostrarles nuestra amistad y morirnos juntos de hambre».

    — Gimli
  • - ¿Dónde estamos, en el país de las leyendas o en una tierra verde a la luz del sol?
    - Un hombre puede estar en ambos -dijo Aragorn-. Pues no nosotros sino otras gentes que vendrán más tarde contarán las leyendas de este tiempo. ¿La tierra verde, dices? ¡Buen asunto para una leyenda aunque te pasees por ella a la luz del día!»

    — contestándole a Eothain de Rohan
  • El mal y el bien no han cambiado desde ayer».

    — Aragorn
  • De ciertas empresas podría decirse que es mejor emprenderlas que rechazarlas, aunque el fin se anuncie sombrío».

    — Aragorn
  • - Dejemos este...¿habéis dicho cómo lo llamáis?
    ¿Colina? - sugirió Pippin-. ¿Cornisa? ¿Escalón? - sugirió Merry. 
    Barbol repitió pensativo las palabras.
    - Colina. Sí, eso era. Pero es una palabra apresurada para algo que ha estado siempre aquí desde que se formó esta parte del mundo».

    — Diálogo de Merry y Pippin con Barbol
  • Los caballos de los Nueve no podrían competir con él: incansable, rápido como el soplo del viento. Sombragrís lo llaman».

    — Gandalf
  • Si yo mismo he aconsejado a menudo a mis amigos que ni siquiera confíen en sus propias manos cuando tratan con el enemigo».

    — Gandalf
  • Pero las noticias que llegan de lejos raramente son ciertas».

    — El Rey Théoden
  • Los Sabios sólo hablan de lo que saben».

    — Gandalf
  • Es un asunto de magos: los magos andan siempre preocupados por el futuro».

    — Bárbol
  • Decid también que para ojos aviesos la verdad puede ocultarse detrás de una mueca».

    — Gandalf
  • Pero más de una vez el huésped a quien nadie ha invitado demuestra ser la mejor compañía».

    — Eomer
  • Quien no es capaz de desprenderse de un tesoro en un momento de necesidad es como un esclavo encadenado».

    — Aragorn
  • Los traidores son siempre desconfiados».

    — Gandalf
  • Los Hombres de la Marca no mienten nunca y por eso mismo no se los engaña con facilidad».

    — Éomer
  • A menudo el odio se vuelve contra uno mismo».

    — Gandalf
  • Las cosas seguirán el curso natural; es inútil querer apresurarlas».

    — Barbol
  • No puede ser al mismo tiempo tirano y consejero».

    — Gandalf
  • Un rey es dueño de hacer lo que le plazca en su propio castillo, así sea una locura».

    — Gandalf
  • Hemos de cerrar esta cueva de ratas. Se dice que los enanos son diestros con las piedras. ¡Ayúdanos, maestro!».

    — Gamelin
  • El daño del mal recae a menudo sobre el propio mal».

    — Théoden citando un viejo refrán de Rohan
  • Los artilugios creados por un arte superior al que nosotros poseemos son siempre peligrosos».

    — Gandalf
  • ¡Pero tú, Gandalf! De ti al menos me conduelo, compadezco tu vergüenza. ¿Cómo puedes soportar semejante compañía?».

    — Saruman
  • ¿Habremos conquistado la victoria para terminar aquí, paralizados y estupefactos ante un viejo embustero que se ha untado de mieles la lengua viperina?».

    — Éomer
  • No, una mano quemada es el mejor maestro. Luego cualquier advertencia sobre el fuego llega derecho al corazón».

    — Gandalf a Pippin después del problema con el palantir.
  • Guerra ha de haber mientras tengamos que defendernos de la maldad de un poder destructor que nos devoraría a todos; pero yo no amo la espada porque tiene filo, ni la flecha porque vuela, ni al guerrero porque ha ganado la gloria. Sólo amo lo que ellos defienden».

    — Faramir
  • Mas valía desconfiar de palabras inmerecidas que de palabras irreflexivas».

    — Frodo
  • Las palabras hermosas esconden a veces un corazón infame».

    — Sam Gamyi
  •  No se dice que las malas artes fueran siempre practicadas en Gondor, ni que honraran al Sin Nombre;(...) Pero aun así, fue Gondor la que provocó su propia decadencia, hundiéndose poco a poco en la ñoñez, convencida de que el enemigo dormía, cuando en realidad estaba replegado, no destruido. (...) [los numenoreános] ambicionaban aún una vida inmutable. Los reyes construían tumbas más espléndidas que las casas en que habitaban, y en sus árboles genealógicos los nombres del pasado les eran mas caros que los de sus propios hijos. Señores sin descendencia, holgazaneaban en antiguos castillos sin otro pensamiento que la heráldica; en cámaras secretas los ancianos decrépitos preparaban elixires poderosos, o en torres altas y frías interrogaban a las estrellas».

    — Faramir
  • El alabar lo que es digno de alabanza no necesita recompensa».

    — Faramir
  • El sirviente adquiere derechos sobre su amo a cambio de servirlo, aun cuando lo haga por temor.

  • Yo no me apoderaría de esa cosa ni aun cuando la encontrase tirada a la orilla del camino. Ni aunque Minas Tirith cayera en ruinas, y sólo yo pudiera salvarla..».

    — Faramir
  • Cuando sale de caza, le basta dar un golpecito en el cuello, y las víctimas caen tan fofas como peces deshuesados».

    — Shagrat
  • Donde hay vida hay esperanza, como decía mi compadre, y necesidad de vituallas, solía agregar».

    — Sam

El Retorno del Rey

  • Muchos de los que viven merecen morir y algunos de los que mueren merecen la vida. ¿Puedes darles la vida? Entonces no te apresures a dispensar la muerte, pues ni el más sabio conoce el fin de los caminos».

    — Gandalf
  • No te lo impedí porque los actos generosos no han de ser reprimidos por fríos consejos.»

    — Gandalf
  • Un golpe apresurado suele no dar en el blanco».

    — Aragorn
  • Si todavía hay aquí hombres de tal condición, aun en estos días de decadencia, grande ha de haber sido la gloria de Gondor en los tiempos de esplendor».

    — Legolas
  • Las hazañas no son menos valerosas porque nadie las alabe».

    — Aragorn
  • Recordemos que un traidor puede traicionarse a sí mismo y hacer involuntariamente un bien. Ocurre a veces».

    — Gandalf
  • Pero las esperanzas suelen ser engañosas (...) No obstante, es dos veces bendita la ayuda inesperada».

    — Eomer
  • Las manos del Rey son las de un curador, mis queridos amigos».

    — Gandalf
  • El dolor, no lo olvidará; pero no le oscurecerá el corazón, y le dará sabiduría».

    — Aragorn hablando del estado de Merry
  • Siempre es así con las obras que emprenden los hombres: una helada en primavera, o una sequía en el verano, y las promesas se frustran».

    — Gimli
  • Pase lo que pase, el valor de las grandes hazañas no merma nunca».

    — Legolas
  • Pero no nos atañe a nosotros dominar todas las mareas del mundo, sino hacer lo que está en nuestras manos por el bien de los días que nos ha tocado vivir, extirpando el mal en los campos que conocemos, y dejando a los que vendrán después una tierra limpia para la labranza. Pero que tengan sol o lluvia, no depende de nosotros».

    — Gandalf
  • Para que haya guerra, señor Mayoral, basta con un enemigo, no dos» -respondió Eowyn-. «Y aun aquellos que no tienen espada pueden morir bajo una espada. ¿Querríais acaso que la gente de frunce de Gondor juntara solo hierbas, mientras el Señor Oscuro junta ejércitos?»

    — Éowyn
  • Y no siempre lo bueno es estar curado del cuerpo. Ni tampoco es siempre lo malo morir en la batalla, aun con grandes sufrimientos».

    — Éowyn
  • Es inútil pagar venganza con venganza».

    — Frodo a los hobbits que desean matar a Saruman por esclavizarlos
  • He escuchado algunos nombres hermosos en mis viajes, pero se me ocurre que son demasiado sonoros para usarlos de entrecasa, por así decir. El Tío dice: Escoge uno corto, así no tendrás que acortarlo luego».

    — Sam Gamyi
  • Así suele ocurrir, Sam, cuando las cosas están en peligro: alguien tiene que renunciar a ellas, perderlas, para que otros las conserven».

    — Frodo
  • No os diré: no lloréis; porque no todas las lágrimas son malas».

    — Gandalf