Resumen

El Retorno del Rey: Libro Sexto

1. La Torre de Cirith Ungol

Sam decide rescatar a Frodo, y debe encontrar una manera de entrar en la torre donde Frodo está prisionero. Oye sonidos de lucha en la torre. Al parecer los dos grupos de orcos están luchando por las posesiones de Frodo. La entrada principal a la Torre está defendida por los Dos Centinelas, estatuas horribles llenas de gran malicia que no dejan pasar al enemigo. Sam sostiene el frasco de Galadriel, tiene éxito y atraviesa la puerta.

Casi todos los orcos se han matado luchando. Un orco pequeño se encuentra con Sam en una escalera y sale huyendo. Sam lo sigue, y escucha una conversación entre el orco y Shagrat que, aunque herido, parece haber sobrevivido a la lucha. Los dos orcos empiezan a reñir, y Snaga, el orco pequeño, escapa; Shagrat corre fuera para conseguir ayuda. Sam busca a Frodo y empieza a cantar; oye una contestación a su canción, seguida por la voz de Snaga. Frodo está prisionero en la cámara más alta, accesible sólo por una escalera.

Sam sube y ataca a Snaga, que cae por la escalera. Entonces Sam y Frodo se preparan para partir; Sam trae algunas ropas de orco para Frodo, que le despojaron de las suyas. Usando el la luz de Eärendil, pasan delante de los Centinelas de nuevo, pero las criaturas lanzan un lamento horrible, contestado por un Nâzgul.

2. El País de la Sombra

Sam y Frodo evitan los caminos abiertos y viajan al norte durante unos días. Tienen problemas por la falta de comida y bebida, y el Anillo está volviéndose cada vez más pesado para Frodo. Al pasar por una llanura ven los ejércitos de Sauron, y Frodo piensa intentar cruzarlo por donde es más estrecho. Ocultos detrás de un arbusto, oyen una conversación entre dos orcos y descubren que Gollum todavía está siguiéndolos; Sam le ve olfateando. La llanura está plagada de orcos, y los hobbits no tienen ninguna opción, pero para seguir el camino a lo largo del Morgai deben pasar por ahí.

Allí son alcanzados por un pequeño grupo de orcos que creen que son desertores, y les obligan a que se unan a la compañía. Por suerte, cuando el ejército se acerca a la entrada de Udûn, la confusión y las disputas entre las compañías de orcos permiten a los hobbits escapar inadvertidos.

3. El Monte del Destino

Los hobbits siguen un camino de orcos durante varios días, viajando siempre hacia el Monte del Destino. Así consiguen ir más rápido que por el yermo, lleno de piedras y hondonadas. Al final tienen que dejar el camino y giran directamente hacia el Monte. Para aliviar la jornada, dejan atrás todas las ropas orcas y demás equipaje que probablemente no necesitarán más.

Localizan el Orodruin dos días más tarde. Al día siguiente deben ascender el Monte, pero Sam tiene que llevar Frodo que, atormentado por la crecientee carga del Anillo, está completamente exhausto. Cerca de la cima son atacados por Gollum, que también está debilitado por el hambre y el cansancio. Frodo consigue escapar hacia el Sammath Naur, las Cámaras de Fuego. Gollum pide a Sam, todavía armado con Dardo, misericordia, y Sam le deja ir.

En las Cámaras, sin embargo, Frodo es superado finalmente por el poder del Anillo y decide quedárselo para sí. Entonces Gollum le ataca por sorpresa mordiéndole el dedo donde tenía puesto el Anillo. Entonces, con la alegría de haber recuperado su Precioso, pierde el equilibrio y cae por la grieta. Frodo y Sam salen y ven cómo el reino de Sauron comienza a derrumbarse.

4. El Campo de Cormallen

A la batalla de los Capitanes del Oeste contra los ejércitos de Mordor, se unen las Águilas guiadas por su señor Gwaihir. En ese mismo momento el Anillo cae en el fuego de Orodruin: la Puerta Negra se derrumba, el espíritu de Sauron se destruye y las fuerzas de Mordor, privadas del Poder que los controló, caen y muchos huyen lejos o ruegan misericordia.

Gwaihir, acompañado por otras dos águilas, lleva a Gandalf hasta las laderas del monte del Destino, donde rescatan a Frodo y a Sam que estaban sobre una roca rodeados de lava.

Los dos hobbits despiertan varios días después y son honrados por el ejército del Oeste en el campo de Cormallen en Ithilien. Se quedan en Ithilien durante varios días felices e intercambian la historia de sus aventuras con sus amigos, hasta que por fin el ejército entero aborda las naves y elevan las velas en dirección a Gondor.

5. El Senescal y el Rey

Entretanto Éowyn y Faramir todavía están en las Casas de Curación recuperándose de sus heridas. Éowyn es infeliz porque debe pasarse su tiempo ociosa, y deseaba una muerte gloriosa en el campo de batalla (también deseó el amor de Aragorn, pero no recibió nada más que su piedad). Se encuentra con Faramir, quen a pesar de ser fuerte y valeroso, está esperando pacientemente a que sus heridas sanen. Las Águilas traen las noticias de la victoria. Faramir y Éowyn se pasan mucho tiempo juntos y terminan enamorándose, curando así Éowyn sus sentimientos heridos.

El ejército vuelve a la ciudad blanca y Aragorn es coronado como Rey Elessar. Declara a Faramir y sus futuros herederos como Senescales del Reino y le es otorgado el título de Príncipe de Ithilien. Los compañeros pasan muchos días en Minas Tirith, pero Aragorn todavía está esperando algo.

Un día él y Gandalf ascienden por un camino y allí, en un viejo santuario de los reyes, encuentran un retoño del Árbol Blanco, que se planta en la corte del rey. Unos días después, una gran compañía de elfos llega del Norte, incluso Galadriel, Elrond, y Arwen. Elrond da a Aragorn el Cetro de Annúminas, y Aragorn se casa con Arwen en el día del solsticio de verano.

6. Numerosas separaciones

Arwen da permiso a Frodo para ir a los Puertos Grises en su lugar, ya que por amor a Aragorn ella escogió el destino de los homres. Éomer y Gimli hablan de la belleza de Galadriel. Por fin una gran compañía parte de Minas Tirith y lleva el cuerpo del Rey Théoden a Rohan. Después del entierro, Éomer anuncia la boda de Faramir y Éowyn. Entonces van a Isengard, y allí se encuentran con Bárbol.

Gimli y Legolas visitan las Cavernas de Aglarond en el Abismo de Helm y el bosque de Fangorn, y parte de la compañía se vuelve hacia sus casas en el Norte. Aragorn, un poco más tarde, los deja también y se vuelve a Minas Tirith. El resto de la compañía da alcance a Saruman, que está vagabundeando como un mendigo acompañado por Gríma.

La gente de Lórien se separa de la compañía en Eregion, cerca de las puertas de Moria. Los viajeros dirigen su camino a Rivendel; allí los hobbits se encuentran con Bilbo y pasan muchos días con él. Finalmente deciden volver a casa, y para su alegría, Gandalf decide también ir con ellos, por lo menos hasta Bree.

7. Rumbo a casa

A Frodo le duele de nuevo su hombro y es que hace un año que le hirieron los Nâzgul. Después de unos días, llegan a Bree. Son recibidos calurosamente por el viejo Mantecona, y hablan durante mucho tiempo con él sobre sus aventuras. Cebadilla menciona que el negocio ha sido una pena, con muchos extraños y criaturas malvadas acechándole; y se alegra de oír las noticias de que el Rey ha vuelto. Cebadilla les muestra a Bill, que había vuelto a Bree, y se lo devuelve a Sam. La compañía se queda en la posada durante dos noches, y después salen hacia la Comarca. Gandalf deja a los hobbits, porque piensa visitar a Tom Bombadil y aconseja a los hobbits que se apresuren en llegar.

8. El saneamiento de la Comarca

Los cuatro hobbits llegan a la Comarca, y la encuentran un tanto cambiada: el Puente del Brandivino está defendido por varios portones que les niegan la entrada. Parece que Lotho Bolsón ha tomado el mando de la Comarca, se ha hecho llamar "el Jefe" y ha creado numerosas leyes injustas. La Comarca está llena de rufianes, muchos de ellos isengardos que han destruido la belleza de la zona.

Los viajeros fuerzan la entrada, acto que va contra las leyes, y pasan una noche en la casa de unos amigos hobbits. Al día siguiente encuentran un grupo de oficiales en Los Ranales y un grupo de rufianes en Hobbiton, pero ninguno los arrestan y huyen asustados al encontrarse con cuatro intrépidos y bien armados hobbits.

Los hobbits, con la ayuda del Granjero Coto, se levantan contra los opresores: primero un grupo pequeño de rufianes intentan sofocar la rebelión, pero son derrotados por los hobbits. Pippin trae un gran número de Tuks y juntos se enfrentan al siguiente ataque de los rufianes. Entonces un grupo de hobbits, llevados por Frodo y sus amigos, va a Bolsón Cerrado para encontrar a Lotho. En cambio encuentran a Saruman que ha sido el organizador de todo el problema.

Los hobbits piden que salga, y Lengua de Serpiente, que ha asesinado a Lotho por orden de Saruman, lleno de ira y desesperado, apuñala al antiguo Mago Blanco y sale corriendo. Tres hobbits disparan sus arcos y matan a Gríma. El fin de Saruman marca el final de la Guerra del Anillo.

9. Los Puertos Grises

A estos eventos turbulentos le sigue un año espléndido, próspero y feliz. La Comarca entera repara los daños hechos por los rufianes de Saruman. Sam recuerda el regalo de Galadriel y descubre que la caja contiene un polvo extraño y una sola semilla de color plata. Esparce el polvo para plantar árboles donde habían sido talados por los rufianes, y planta la semilla color plata en el Campo de la Fiesta en Hobbiton, donde crecerá un bonito mallorn. Sam se casa con Rosa Coto y Frodo pide que Sam y Rosa se muden a Bolsón Cerrado para vivir con él.

Al año siguiente, nace su primera hija, Elanor. Frodo vuelve a quejarse de su herida. En septiembre, como el cumpleaños de Bilbo está acercándose, Frodo y Sam parten de nuevo a Rivendel. En los bosques de la Comarca se encuentran un gran número de elfos, entre los que se encuentran Elrond y Galadriel; Bilbo también los acompaña. Entonces Sam comprende que Frodo piensa ir a los Puertos Grises con los elfos y cruzar el Mar junto a Bilbo.

En los Puertos, Círdan, el Guardián de las Naves, y Gandalf los esperan. El mago también viajará en la nave pues su misión en la Tierra Media ha concluido con la caída de Sauron. Gandalf ha traído a Pippin y Merry para despedirse de todos. Así la nave élfica deja la Tierra Media y los tres hobbits vuelven a sus hogares en la Comarca.