Obra ⇁ Lugares

Eriador

Región | s. Tierra Solitaria

Es la tierra entre las Montañas Nubladas al este y las Montañas Azules al oeste, que por el norte limita con el mar y los desiertos helados de Forodwaith, y se extiende al sur, sin fronteras definidas, hasta los ríos Glanduin y Gwathló.

Situación geográfica

En la Primera Edad Eriador era una región de Oriente, salvaje y vagamente conocida. Desde allí fueron llegando a Beleriand algunos pueblos de los Hombres. Después del hundimiento de Beleriand, Eriador se movió en cierto modo hacia occidente y se convirtió en el espacio vital más importante de los Elfos que aún quedaron en la Tierra Media. Pero también muchos Hombres se establecieron allí. Entonces los Elfos se retiraron hacia las zonas fronterizas como Lindon, Imladris y Lórien y, para los pueblos vecinos, se convirtieron con el tiempo en seres legendarios.

Durante los primeros siglos de la Tercera Edad, mientras los Herederos de Elendil todavía mantenían unidos los Reinos del Norte, fue cuando hubo la población más densa en Eriador. Luego ya sólo vivían aquí algunos pueblos bastante dispersos de cazadores, granjeros, pescadores y montaraces (Bree, Dunland, Minhiriath).

En estas tierras despobladas había ahora lugar para unos pequeños moradores de cavernas, amantes de su intimidad, como los Hobbits. Después de la Guerra del Anillo se restauró el Reino del Norte y se unió con el de Gondor. De nuevo los Hombres volvieron a colonizar las tierras y a tomar posesión de ellas. El Rey Elessar les prohibió entrar en la Comarca, aunque esto no protegió a los Hobbits por mucho tiempo. El mundo se había vuelto viejo y gris para los Elfos, y sus últimos barcos se hicieron al mar.