Obra ⇁ Razas

Ucorno

UcornoEspíritus arbóreos como el Viejo Hombre-Sauce podían «despertar» de su existencia vegetal y recordar los poderes que poseían como representantes de los Olvar. Eran árboles que dominaban sólo un cierto grado de lenguaje, compartido con los Ents y, a veces, también con los Elfos. Muchos tenían «ramas ágiles» y algunos incluso podían moverse de lugar.

En la guerra entre Isengard y Rohan, los Ucornos del Bosque de Fangorn marcharon a Cuernavilla y ayudaron a los Rohirrim en su lucha contra los Orcos. Se «envolvían en las sombras» para que no pudieran descubrirse sus movimientos; a pesar de ello conseguían deslizarse con mucha rapidez. Odiaban sobre todo a los Orcos, aunque tampoco sentían mucho aprecio por los Enanos y los Hombres que talaban los árboles.

Los Ents llegaban a parecerse a los Ucornos cuando se volvían «somnolientos» y «arbóreos». «Esta parte de la historia es consecuencia, creo, de la amarga desilusión y el disgusto sufrido en los días escolares por la pobre utilización que hace Shakespeare de la llegada del "Gran bosque de Birnam" a la alta colina de Dunsinane: deseaba inventar un medio en el que los árboles pudieran realmente marchar a la guerra» - Tolkien, Cartas.