Obra ⇁ Razas

Nandor

Elfo Nando recolectando frutosCuando los Teleri, en su marcha desde Cuiviénen hacia el Oeste, llegaron a las Montañas Nubladas, entonces aún más altas y escarpadas que durante la Guerra del Anillo, no tenían ningún guía que les mostrara un paso. De todas formas las tierras atravesadas les habían gustado y no tenían prisa por llegar a Aman.

Una parte de ellos se dirigió hacia el sur y descendió por el Valle del Anduin; los conducía Lenwë, del Pueblo de Olwë, que luego sería el Señor de Alqualondë. A estos elfos se les llamó Nandor (Quenya, «los que se volvieron»). Llegaron a la costa y desde allí siguieron por las Montañas Blancas hacia el norte y hasta las tierras salvajes de Eriador. Como no llevaban armas de acero, eran una presa fácil para las criaturas de la colección de fieras de Sauron.

Más tarde, una parte de ellos cruzó las Ered Luin y se estableció en Ossiriand. Bajo Denethor, hijo de Lenwë, acudieron en ayuda de Thingol en la Primera Gran Batalla de Beleriand. A causa de su escaso armamento sufrieron graves pérdidas al luchar contra los Orcos cargados de hierro y Denethor cayó en Amon Ereb.

Después, los elfos de Ossiriand evitaron cualquier participación en batallas a campo abierto; se protegieron con la cautela y tras el secreto. Los llamaron los Elfos Verdes (Laiquendi) por el color de sus ropas. Preferían vivir siempre junto a los arroyos salvajes en estrecha simbiosis con la flora y la fauna del bosque. No se mostraron muy amables con los primeros Hombres que cruzaron las montañas, porque eran «taladores de árboles» y «cazadores de animales». No está muy claro que los Elfos Verdes fueran vegetarianos. De ellos descendieron los Elfos Silvanos de la Segunda y Tercera Edad.

Muchos Nandor también se establecieron dentro de las fronteras protegidas de Doriath y se mezclaron con los Sindar. Su lengua fue desplazada por los dialectos del Sindarin.