Obra ⇁ Razas

Arañas Gigantes

ArañasLas Arañas con las que Bilbo y los Enanos tuvieron problemas en el Bosque Negro. Aunque extraordinariamente grandes y venenosas, sólo eran raquíticas descendientes de Ungoliant, la enorme Devoradora de Luz, temida incluso por Melkor. Tanto ella como las otras criaturas de Nan Dungortheb con las que se aparcaba eran seres demoníacos que habían venido a Arda, procedentes de la Oscuridad Exterior; las Arañas más poderosas de esta especie eran hembras, los machos acababan siendo devorados por ellas después de cumplir con su función biológica.

El aspecto de araña, originalmente sólo un ropaje para responder a la presencia de su espíritu, se convirtió poco a poco en una forma presente que ya no se podía deponer; luego, con el paso del tiempo, fue disminuyendo hasta su insignificante tamaño actual. Ella-Laraña, que acechó a Frodo y Sam en Cirith Ungol, fue la última hija de Ungoliant. Beren ya se la encontró en su huida de Dorthonion.

Todas la Arañas Gigantes moraban en lugares oscuros, en parte, porque tenían que esconderse o porque devoraban la poca luz que penetraba allí. No servían a nadie más que a sí misrnas, aunque se dejaban utilizar para los objetivos del Señor Oscuro si, a cambio, caía una presa fresca para ellas. No eran muy inteligentes, pero entendían un poco de Sindarin y Oestron.