Obra ⇁ Lugares

Rivendel

Población

GEOGRAFÍA

En élfico «Imladris». La fortaleza de Elrond junto al río Sonorona, situada en un valle profundo de las tierras occidentales al pie de las Montañas Nubladas. A menudo la llamaban la Casa de Elrond o la Última Casa. Aunque de exterior modesto y difícil de encontrar, era más bien una pequeña ciudad o población en la que habitaban un buen número de Elfos (Noldor y Sindar) y donde se podían recibir muchos huéspedes.

BREVE HISTORIA

Después de la guerra de Eregion, Elrond se había hecho fuerte aquí con un ejército de Elfos (1697 S.E.) y había resistido largos años de sitio, mientras Sauron hacía avanzar el grueso de su hueste contra Lindon. Tras la expulsión de Sauron con la ayuda de los Numenóreanos, los Señores Élficos decidieron mantener Imladris como fortaleza avanzada del este. Gil-galad nombró a Elrond como Vice Regente de Eriador y le entregó Vilya, el anillo Azul del Aire; gracias a su influencia, Imladris pudo sostenerse sin un gran ejército.

En los milenios siguientes se convirtió en un refugio para héroes errantes que querían dormir unas noches en una cama caliente o curarse de sus heridas. Aquí se educaron los hijos de los Reyes Dúnedain, después de que sus Reinos del Norte fueran destruidos, y se guardaron las valiosas herencias de su Linaje, como la espada de Elendil, Narsil; aquí también se reunieron los Sabios en consejo, y Bilbo se retiró para escribir su libro y traducir las canciones y baladas de los Elfos.

Noticias de todos los lugares de la Tierra Media llegaban a Imladris. La comunicación más estrecha era con Lindon, a través del Gran Camino del Este, y con Lórien, por el Paso del Cuerno Rojo. Por ello en el Concilio previo a la partida de la Compañía del Anillo, estaban representados casi todos los pueblos libres: los Elfos de Lindon y del norte del Bosque Negro, los Hobbits de la Comarca, los Enanos de Erebor, los Montaraces del Norte y los Hombres de Gondor.

Cuando Elrond partió al final de la Tercera Edad, Imladris todavía continuó con vida. Sus hijos Elladan y Elrohir permanecieron allí y Celeborn, el esposo abandonado de Galadriel, se reunió con ellos.