Obra ⇁ Personajes

Gollum

(Aprox. 2430 T.E. - 3019) El primer y último propietario del Anillo Regente después de que se volviera a encontrar. Fue un hobbit originario de la raza de los Fuertes que durante algún tiempo había vivido en los alrededores de los Campos Gladios. Pero el Anillo lo había transformado.

Cuando Bilbo Bolsón se encontró con él en las cavernas de las Montafías Nubladas no pudo reconocer su procedencia y no supo qué tipo de criatura era aquella: negra - imposible saber si era ropa, porquería o el color de la piel -, con ojos saltones, que despedían una tenue luz, y grandes pies descalzos, probablemente con membranas entre los dedos; olía a pescado y otros seres que devoraba vivos; hacía unas horas se había comido un pequeño orco. Al menos sabía hablar y le gustaban los acertijos. Tenía 500 años cuando perdió el Anillo, que había estado en su poder durante más de 480 años.

Gollum se llamaba en realidad Trahald («cavar, introducirse» en las lenguas de los Hombres del Norte), reproducido en Inglés Antiguo por la palabra respectiva Sméagol. Su primo Déagol había encontrado el Anillo en el Anduin mientras pescaba. Sméagol, que cumplía años aquel día, consideró que el Anillo era su regalo de cumpleaños y estranguló a Déagol cuando este se negó a dárselo.

Ya antes había tenido un carácter muy poco amable y el Anillo acabó por volverlo insoportable. Al poco tiempo fue expulsado de la familia. Entonces ya se llamaba Gollum, a causa de un sonido palatal con el que expresaba las ganas de comer, quejas o rabias. Ascendió por el Anduin y, como odiaba la luz del sol y de la luna, se ocultó en las cavernas de las Montañas Nubladas. Vagó por ellas durante más de 400 años.

No olvidó el lenguaje, gracias a la costumbre de hablar consigo mismo en voz alta. Más tarde, siguió manteniendo el estilo de estas autoconversaciones, aun cuando hablaba con otros. Con el tratamiento de «mi tesssoro», que tanto utilizaba, se refería a sí misrno y al Anillo, que se había convertido en una parte determinante de su personalidad.

La pérdida del Anillo le dio un nuevo sentido a la vida de Gollum: tenía que recuperalo. Sabía que el ladrón se llamaba Bolsón. En Valle y Esgaroth se enteró de dónde procedía Bolsón. Cruzó el Bosque Negro hacia el oeste. Mientras, se alimentaba de todo tipo de cosas robadas, atrapaba peces y pequeños animales, saqueaba los nidos de los pájaros y se llevaba los bebés de las cunas. Al llegar al valle del Anduin, se desvió al sur y desapareció durante muchos años.

Gandalf consiguió sonsacarle, más tarde, algunas vagas declaraciones. El mal de Mordor lo había atraído y, durante largo tiempo, había vagado de un lado para otro por las fronteras de la Tierra Oscura hasta que, al fin, lo cogieron unos diez años antes de la Guerra del Anillo. En el interrogatorio le confesó a Sauron todo lo que sabía sobre el Anillo y su paradero. Así Sauron supo de «Bolsón de la Comarca», pero no dónde estaba esta Comarca. Porque esto Gollum no lo dijo. Por el contrario, dirigió la atención de Sauron en la dirección equivocada: los alrededores de los Campos Gladios. Sauron lo soltó en el año 3017. Los Nazgûl tuvieron que buscar mucho antes de encontrar la Comarca. Toda la historia no suena muy creíble. Es probable que le hubiera ocultado alguna que otra cosa a Gandalf. No sabemos lo que hizo realmente en los 76 años desde su encuentro con Bilbo.

Poco después de marcharse de Mordor, Gollum fue apresado por Aragorn e interrogado por Gandalf. Los Elfos Silvanos del Bosque Negro tenían que custodiarlo, pero se les escapó, igual que a los orcos que querían llevarlo otra vez ante Sauron. Al esconderse en las minas de Moria, tropezó por pura casualidad con la Compañía del Anillo y estuvo acechándolos hasta Parth Galen; ni aun la repentina huida de Frodo y Sam por el Anduin pudo despistarlo.

Cuando los hobbits lo atraparon en Emyn Muil, juró servir a Frodo y no permitir que el Anillo cayera en manos de Sauron. Luego guió a los hobbits a Cirith Ungol con la esperanza de que Ella-Laraña los devorara y dejase el Anillo para él. En el Monte del Destino compensó sin querer su traición: Frodo no pudo deshacerse del Anillo, pero Gollum le arrancó el dedo con el Anillo de un mordisco y, perdiendo el equilibrio, se precipitó a las llamas.

Apariciones

El Silmarillion El Hobbit El señor de los Anillos
La Comunidad del Anillo Las Dos Torres El Retorno del Rey

Ver actor de las adaptaciones cinematográficas.