Obra ⇁ Personajes

Beren

(Aprox. 435 P.E - 509) Fue hijo de Barahir, el héroe de la Balada de Leithian, amado por Lúthien. Beren es un héroe de carácter más sencillo que Turin, un Hombre valeroso que acepta la carga de un destino extraordinario y cuyas obras son conducidas por fuerzas mayores.

Como último superviviente de la Guerra de los Proscritos en Dorthonion rescató el Anillo de Barahir que estaba en poder de los Orcos, mantuvo en vilo los ejércitos de Sauron durante cuatro años y, finalmente, huyó a Doriath a través de las Ered Gorgoroth y Nan Dungortheb.

Cuando encontró allí a Lúthien era todo menos un príncipe de cuentos de hadas: un proscrito perseguido, lleno de cicatrices, algo canoso y encorvado. Parecía una ironía que alguien como él se presentara ante Thingol y pidiera la mano de la hija del Rey, y Beren mismo no se habría atrevido a ello sin la intervención de Melian y Lúthien. Thingol le había prometido a su hija que no emprendería ninguna acción en contra de Beren. Pero para librarse de él de forma respetable le exigió una dote imposible: un Silmaril de la corona de Morgoth.

El Rey élfico no imaginó lo que se desencadenaría con ello. Primero llevó el desconcierto a Nargothrond porque el Rey Finrod Felagund abdicó de su corona para cumplir con la promesa que le había hecho a Barahir. Con sólo diez compañeros marcharon al norte, pero no llegaron más lejos que las mazmorras de Tol-in-Gaurthoth. Felagund sacrificó su vida y Beren estaba en grandes dificultades. Entonces Lúthien entró en acción y demostró lo que había en ella. Con la ayuda del gran perro cazador Huan, venció a Sauron y a sus licántropos, liberó a todos los prisioneros y derribó los muros de la Fortaleza con sus cantos mágicos. Gracias a las artes de la princesa y disfrazados con la forma del licántropo Draugluin y del murciélago Thuringwethil, Beren y Lúthien llegaron hasta la gran sala de Morgoth en Angband y, con el cuchillo Angrist, Beren sacó el Silmaril de la corona de hierro.

No obstante, antes de poder entregarle el Silmaril a Thingol, tuvo que luchar con el lobo Carcharoth que le arrancó la mano en la que llevaba la joya. A partir de entonces lo llamaron Erchamion, el Manco; pero él se dio a sí mismo el nombre de Camlost, la Mano Vacía, la izquierda en la que no había ningún Silmaril.

Después de una gran cacería en los Bosques junto al Esgalduin, donde tanto Beren como Carcharoth y Huan encontraron la muerte, la historia pudo haber tenido un fin lógico aunque triste. Sin embargo, no acabó allí: gracias a los ruegos de Lúthien, los Valar le concedieron una segunda vida a Beren, y él y Lúthien vivieron en la Isla de Tol Galen en Adurant felizmente y sin contratiempos, aparte de la Batalla contra los Enanos junto a Sarn Athrad. Cuando Beren recuperó el Silmaril que los enanos habían engarzado en el Nauglamír, se lo regaló a Lúthien.

El casamiento de Beren y Lúthien fue una de las dos uniones entre los dos linajes. A través de su hijo Dior y de la hija de este, Elwing, fueron los antecesores de Elrond y Elros y de los Reyes de Númenor.

Apariciones

El Silmarillion El Hobbit El señor de los Anillos
La Comunidad del Anillo Las Dos Torres El Retorno del Rey