Obra ⇁ Lugares

Arnor

Reino | s. Tierra del Rey

S. «Tierra del Rey», el reino de los Dúnedain que Elendil fundó en el Norte, después de huir con cuatro naves de la Anegación de Númenor. Construyó su capital, Annúminas, junto a la orilla del Lago Nenuial. En sus tiempos de esplendor, Arnor incluía casi toda Eriador entre los ríos Agua Gris y Lune. También lo llamaron el Reino Septentrional, en contraposición a Gondor, el Reino Meridional. Elendil fue el Supremo Señor de ambos Reinos. Como Isildur fue el primogénito, sus sucesores, que reinaron en Arnor, reclamaron en ocasiones la corona de Gondor. Mientras que los Dúnedain de Gondor se mezclaron con los Hombres de raza común que habitaban allí, los del Norte pudieron evadir este destino ya que, aparte de ellos, muy pocos moraban en Eriador. Y los Dúnedain mismos, que no eran muchos ni muy prolíficos, fueron fuertemente diezmados en la Guerra de la Última Alianza y en el desastre de los Campos Gladios. Ya en los primeros siglos de la Tercera Edad, Annúminas fue devastada y los Reyes trasladaron su sede a la ciudad de Fornost.

Después de la muerte de arendur, décimo Rey, por causa de disensiones entre sus hijos, el reino se divide en tres partes: Arthedain en el noroeste, Rhudaur en el nordeste y Cardolan en el sur. Los tres Reinos limitaban con la Cima de los Vientos, muy deseada por todos, ya que en la Torre de la Montaña se guardaba un Palantír.

Arthedain, donde la línea de Isildur se mantuvo más pura porque allí, a la vieja usanza, la realeza pasaba siempre al primogénito, fue la que más tiempo pudo resistirse a la invasión de las razas salvajes de Angmar. Sin embargo, con la conquista de Fornost en el año 1974 T.E., el Reino del Norte llegó momentáneamente a su fin. Entre los pocos supervivientes, pudo proseguirse la línea de Isildur (apoyada por los elfos de Lindon, Rivendel y Lórien) y, después de la Guerra del Anillo, Aragorn tomó la corona de Gondor y restableció el Reino Septentrional.

Situación geográfica